top of page
  • Foto del escritorPortal Sur

Cuatro guacamayos fueron liberados en los Esteros del Iberá

Apio, Puerro, Pistacho y Merey ya vuelan libres por los cielos de Ituzaingó y San Miguel, bajo el objetivo de aumentar la población de su especie. Todos provienen de centros de conservación ubicados en Buenos Aires.

Cuatro ejemplares de guacamayo rojo fueron liberados en los Esteros del Iberá, tras ser recuperados por Rewilding Argentina en articulación con otras organizaciones proteccionistas, informó ayer la fundación.


A través de un trabajo que incluyó las etapas de traslados desde Buenos Aires, cuarentena, entrenamientos y aclimatación en corrales de presuelta, Rewilding Argentina liberó en los portales Yerbalito y Cambyretá de los Esteros del Iberá a estos preciosos ejemplares.


En Yerbalito, portal de acceso al ecosistema Iberá ubicado en la localidad correntina de San Miguel, fueron liberados los guacamayos bautizados Pistacho y Merey, animales donados por el EcoParque de Buenos Aires que habían sido decomisados en la ciudad de Buenos Aires y luego derivados al Centro de Rescate de Fauna Silvestre de Costanera Sur.


Y en Cambyretá, en la localidad de Ituzaingó, fueron liberados Apio y Puerro, dos ejemplares criados por una pareja reproductiva en Fundación Temaikén de la provincia de Buenos Aires.

En ese caso, Temaikén cuenta -indicó Rewilding- "con varias parejas de guacamayos rojos destinadas especialmente a la cría de animales para el proyecto de reintroducción en Iberá".

Los guacamayos rojos comenzaron a regresar al Iberá a partir de un proyecto de Rewilding iniciado en 2015, luego de 150 años de extinción total.


Se trata de aves de importancia para la formación de bosques nativo, por su contribución a la dispersión de semillas. Dentro de los guacamayos, el rojo puede ser uno de los más grandes. Miden entre 73 y 96 centímetros de longitud y pueden pesar hasta 1.7 kilos. Su época de reproducción normalmente es entre octubre y abril aunque puede variar.


Durante este período es normal verlos en pareja, aunque también se mueven mucho en grandes grupos con hasta 30 ejemplares. Una de sus principales amenazas es el tráfico ilegal de fauna por los llamativos colores de sus plumas.






0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page