top of page
  • Foto del escritorPortal Sur

Empiezan las clases y se renueva el desafío de ordenar el tránsito

Serán más de cien los agentes asignados a 47 establecimientos educativos distribuidos en todo el ejido urbano de la capital. El programa tiene un claro objetivo: garantizar la seguridad de los niños.

Terminaron las vacaciones y mañana comienzan las clases. Quedan los buenos recuerdos de un carnaval que brilló a pesar de la crisis pero comienza el momento de cumplir horarios, de transportar niños al colegio y de mantener el tránsito ciudadano lo más ordenado posible, a pesar del significativo cambio de ritmo que impera a partir de la reanudación del ciclo lectivo.


El desafío es para todos los actores de ese maremágnum humano que intenta transcurrir en las calles angostas de una ciudad de calles angostas, diagramada con criterios urbanísticos que no contribuyen a la fluidez del tránsito sino todo lo contrario. Y la principal responsabilidad recae en la Municipalidad de la Capital, que tomó medidas conducentes a la agilización (en lo posible) de un flujo vehicular multiplicado exponencialmente.


El cuerpo de agentes de tránsito es avezado en estas lides. Así lo demostró durante los carnavales oficiales en los varios cuellos de botella que se formaban como consecuencia de la autovía inconclusa. Y hay que decirlo: si no hubiera sido por la señalización, las indicaciones orientadoras de los inspectores y la buena predisposición demostrada ante la consulta específica de los conductores, llegar al corsódromo (y salir de él) hubiera sido imposible.


Con ese fogueo que implica encausar a los automovilistas y motociclistas en horas pico los agentes motorizados y peatonales vuelven al ruedo en inmediaciones de las escuelas instaladas en el microcentro capitalino, donde confluyen en horas de la mañana, del mediodía y de la tarde centenares de autos y combis escolares con una sola meta: dejar a los niños en la puerta del colegio en el horario señalado, a fin de evitar las medias faltas.


En ese marco y desde hoy, lunes 26 de febrero, la administración encabezada por el intendente Eduardo Tassano reinstala el programa Entorno Escolar Seguro, que busca agilizar el tráfico en las zonas cercanas a las instituciones educativas para garantizar la seguridad de los niños. Los efectivos asignados a tales tareas son reconocibles por su característico uniforme amarillo.


En total son 100 agentes que contribuirán a la coordinación de los automovilistas que se aproximen a 47 escuelas distribuidas en todo el ejido urbano de la capital. Es decir, que se produce una ampliación del radio de cobertura ya que se cubrirá a nueve escuelas más que el año pasado, con lo cual se cumple una premisa oportunamente comprometida por el intendente: contemplar no solo al área del microcentro, sino también a los barrios.


El secretario de Movilidad y Seguridad municipal, Jorge Sladek, manifestó que "la finalidad de este programa es brindar mayor seguridad a través del control y la agilización del tránsito en todo lo relacionado con el ingreso y el egreso de los chicos a las escuelas".


El funcionario recordó que "en un principio, el programa apuntaba a la zona del microcentro, donde en un radio de escasas cuadras de diferencia se encuentran una decena de instituciones, cada una de las cuales cuenta con una plantilla de entre 1.500 y 2.000 alumnos, por lo que la masividad de ese movimiento generaba un conflicto de transitabilidad en esa zona".


"Lo que se buscó con esto es que los padres o tutores puedan ingresar al circuito del colegio; si son alumnos de pequeña edad, que tengan un lugar específico donde puedan estacionarse, poder llevar chico al ingreso de la escuela y retirarse en menos de un minuto. En el caso de estudiantes más grandes, de primaria o del nivel secundario, un lugar donde puedan detenerse los vehículos para bajar a los alumnos y continuar la marcha", explicó.


Señaló que "los espacios para el transporte escolar están delimitados" y agregó que "el programa lo que busca, además de la seguridad de los alumnos, que es la condición primaria, es otorgarle fluidez al tránsito de los particulares que no tienen chicos en alguna institución, sino que son simplemente automovilistas o motociclistas que están transitando por la zona".


"Al momento de bajar con este programa a la ciudad, como todo cambio, a la gente le costó primero adaptarse, sobre todo a los tutores que quieren quedarse y acompañar a los chicos. Actualmente, vemos que se entendió, que el programa empezó a funcionar como corresponde y con la experiencia que ya venimos teniendo el centro presenta otra fluidez, sobre todo en los horarios de ingresos y egresos de los chicos", agregó.


Otra medida clave adoptada en las últimas horas es la rehabilitación del tránsito en arterias muy demandadas que se hallaban en obras. Se trata del tramo de la calle Roca que va de Bolívar a Yrigoyen y la cuadra de la calle Buenos Aires entre San Martín e Yrigoyen, la cual se hallaba cerrada por obras en veredas. Ambas arterias están activas desde ayer para permitir que los conductores se desplacen con normalidad.

0 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page